domingo, enero 16, 2022
InicioRECURSOSEscribirEl arco de transformación del personaje

El arco de transformación del personaje

El arco de transformación del personaje es uno de los mayores retos de cualquier escritor. Descubre cómo desarrollar una evolución que convierta su historia en épica.

¿Qué es el arco de personaje?

El arco de transformación del personaje es un término que probablemente hayas escuchado relacionado con el cine, así como con la narrativa en general. El término se refiere a la evolución interna que experimenta un personaje, generalmente el protagonista, a lo largo de una historia. 

Seguro que te vienen a la cabeza ejemplos muy variados. El jefe explotador e insensible que acaba por convertirse en un héroe tras descubrir el amor o la joven tímida y vergonzosa que se transforma de manera casi irreconocible.

Por tanto, si algo no debe faltar en una de tus historias es un personaje que evoluciona y termina siendo otro respecto al que la empezó.

Diferencias entre el arco de transformación del personaje y la trama

El arco de transformación del personaje y la trama son conceptos son diferentes, aunque íntimamente relacionados. Veamos cuáles son sus diferencias y cuál es su punto de unión. 

La trama es simplemente una consecución de eventos (A lleva a B, y B lleva a C) y el arco de personaje está relacionado con los aprendizajes y cambios internos que el personaje experimenta como consecuencia de la trama.

El director George Lucas (La guerra de las galaxias) decía que las historias son como las guerras, ya que nadie regresa de ellas siendo él mismo. Así, los personajes cambian como consecuencia de lo que les ocurre y podemos concluir que los sucesos que tienen lugar en la trama son la causa de la transformación del personaje.

En el artículo El viaje del héroe, analizamos la estructura narrativa que se aplica a las historias épicas o de aventuras. ¡No dejes de echar un vistazo y de llevar la evolución de tus héroes al siguiente nivel!

Progresión de los arcos de transformación del personaje

Hasta ahora hemos tratado de definir qué es el arco del personaje. Ahora veamos cómo puede ser esa transformación y  qué tipo de línea puede representar el cambio. 

Arco ascendente o favorable

El personaje evoluciona hacia una situación más favorable que la inicial.

Al inicio de la historia, el personaje se enfrenta a una situación desfavorable o de insatisfacción. Los sucesos a los que se enfrenta le estimulan a cuestionarse sus ideas sobre sí mismo y sobre el mundo hasta que finalmente conquista sus demonios internos mediante el enfrentamiento con sus antagonistas externos. 

Podemos ver ejemplos de arco ascendente en multitud de géneros y con multitud de profundidades. Desde el cuento de Cenicienta, que es desdichada hasta que conoce a su hada madrina, a Katniss Everdeen (Los juegos del hambre), que se enfrenta al Capitolio y a la presidenta del Distrito 13 para asegurar la seguridad y prosperidad de sus seres queridos. 

Fotorech (Pixabay)

Arco descendente o desfavorable

El personaje va encaminado hacia unas circunstancias adversas o desfavorables respecto a cómo empezó. Frecuentemente se asocia con personajes antagonistas que comienzan la historia con mucho poder y finalmente son derrotados por el héroe de la historia. Sin embargo, éste no es el único modo de utilizar arcos de transformación descendentes. 

Un buen ejemplo es la protagonista de la novela Carrie de Stephen King. El desarrollo de la trama perturba y la convierte en un peligro para ella y para los demás.

FolgersFotographie (Pixabay)

Arco neutro

No hay evolución o esta es muy leve. En este caso, los sucesos que vive el personaje no suponen un cambio en su situación y se asocian a lo que se llama un personaje plano, del que hablaremos más adelante. 

Algunos protagonistas como Sherlock Holmes experimentan este tipo de arco. Sin embargo, es más frecuente en secundarios y antagonistas, ya que reflejan personalidades que son incapaces de cambiar. Sin embargo, estos personajes son los catalizadores del cambio de los personajes que los rodean. 

¿Cuál es tu progresión preferida? ¡Cuéntanoslo en el post de Instagram y recopilemos más ejemplos!

Tipos de arcos de transformación de personaje

Una vez que han quedado expuestos las progresiones básicas del arco del personaje, es importante apuntar que en una misma historia el personaje puede experimentar más de un único arco dramático. Esto dependerá de la complejidad de la trama.

Como comentábamos al principio de este post, trama y personaje están siempre entrelazados. De este modo, podremos observar distintos tipos de arco de transformación que se clasifican en base a la teoría de Antonio Sánchez-Escalonilla, profesor de guión en la Universidad Rey Juan Carlos y autor de numerosos manuales sobre el desarrollo de personajes:

Arco plano

Un personaje describe un arco de transformación plano cuando su personalidad no evoluciona o es muy pequeña. Este tipo de personajes no pueden dejar de ser quienes son y es habitual en personajes secundarios o antagonistas. En estos casos, su inalterabilidad reafirma la personalidad de los otros personajes. 

Esta figura suele ser más presente en antagonistas como Rhett Butler en Lo que el viento se llevó o el asesino John Doe en la película Seven. Sin embargo, también puede ser útil para destacar el encanto de protagonistas que afrontan las dificultades con una voluntad férrea. Por ejemplo, Guido Orefice en La vida es bella.

Arco moderado

El cambio que experimenta el personaje es muy leve o progresivo, sin producirse una transformación importante. Es una especie de refuerzo a los rasgos que el personaje ya tenía al inicio de la historia. 

Es frecuente en personajes secundarios, aunque también se observa en protagonistas de sagas, donde el cambio del personaje es progresivo a lo largo de los diferentes libros. Éste es el caso de Harry Potter, que va evolucionando conforme se enfrenta a distintos retos y deja atrás al niño inocente que recibió aquella carta para el colegio Howarts de magia y hechicería.

Creozavr (Pixabay)

Arco radical

Un personaje sufre una transformación profunda que provoca un cambio de personalidad. Su tendencia vital dominante cambia a otra muy distinta. Este tipo de arco, puede afectar o no a la estabilidad, extroversión o temperamento del personaje.  Así, pueden diferenciarse tres subtipos

El arco radical que afecta a la estabilidad provoca un cambio en el temperamento del personaje. Por ejemplo, Todd Anderson en El club de los poetas muertos, comienza siendo un chico tímido e introvertido que se transforma en un personaje flemático gracias a la influencia de su profesor. 

El arco radical que afecta a la extraversión influye en la relación del personaje con el exterior. Un buen ejemplo es el caso del protagonista de Sostiene Pereira, que lleva una vida resignada al comienzo de la novela y que finalmente se verá forzado a tomar partido en la lucha por la libertad de expresión. Otro buen ejemplo de este tipo de arco es Holden Caulfield en El guardián entre el centeno, cuyas experiencias cambian su forma de relacionarse con su familia. 

Por último hay un tipo de arco radical que no afecta al temperamento. Por ejemplo, Frodo (El señor de los anillos) experimenta un arco que le hace cambiar en muchos aspectos, no así en su carácter. 

Arco traumático

Es el más drástico de los arcos de transformación. En estos casos, el protagonista sufre una crisis importante, tiene una revelación o experimenta un hecho traumático y finaliza la historia convertido en un personaje diferente.

Este arco puede darse en progresión descendente o ascendente. Un buen ejemplo de arco traumático descendente es el caso de Gregor Samsa en La metamorfosis. Tras ser repudiado por su familia, siente que la situación es irremediable y decide encerrarse en su habitación hasta morir. 

Por otro lado la experiencia de Clarise en El silencio de los corderos supone un arco traumático ascendente, ya que las experiencias vividas a lo largo de la trama concluyen en la superación de un trauma infantil. 

Arco circular

Supone una evolución más compleja. Este tipo de arco se desarrolla cuando el personaje experimenta una alteración radical o moderada que habitualmente se produce durante el nudo de la historia. Sin embargo, tras alcanzar su momento crítico, retrocede a su estado inicial o a uno muy similar

Esta involución suele tener lugar en el último tercio de la trama y cierra el arco de transformación con un círculo. Sin embargo, el desenlace no nos devuelve al protagonista con un estado idéntico al que se mostró en el planteamiento. La experiencia finaliza con un personaje que, si bien regresa al punto de partida, se encuentra en un nivel de satisfacción moral superior al inicial. 

Podemos ver este tipo de arco en personajes que recuperan su estabilidad original a través del retorno al hogar, como Cobb en Origen o Ulises en La Odisea

Como ves, hay muchos ejemplos de arcos y esperamos haberte hecho reflexionar sobre la evolución de tus personajes favoritos. Cuéntanos en Instagram cuál es tu transformación favorita y por qué. 

Hasta aquí el repaso sobre la teoría del arco de transformación del personaje. Ahora es el momento de que pongas en práctica estos tipos de evolución en tus propios personajes. 

Esperamos que este artículo, así como otros como El viaje del héroe o 6 ejercicios para vencer el miedo al folio en blanco, te ayuden a desarrollar personajes y tramas más complejos e interesantes. 

Como siempre, te recordamos que tenemos abiertos distintos retos de escritura a través de la plataforma Ludus. ¿Te atreves a poner en práctica lo aprendido?

Ludus retos escritura
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS LEÍDO