viernes, septiembre 30, 2022
InicioCOMUNIDADAutoresLa lucha por la igualdad en el fútbol femenino no ha hecho...

La lucha por la igualdad en el fútbol femenino no ha hecho más que comenzar

Hace mucho tiempo que nos preguntamos cuándo dejaremos de hablar de los avances del fútbol femenino para centrarnos solo en la calidad de las futbolistas y los partidos. Para celebrar este Día del Fútbol Femenino, Andrea Pereira, autora de «Una vida con diabetes» y futbolista del Barça, nos ofrece su visión sobre el panorama actual del deporte rey.

Un balón. 90 minutos. 11 contra 11 intentando llevarse una victoria que alce a su equipo con la gloria. Fútbol. ¿Hay algún género en estas líneas que nos venga a la cabeza? La respuesta es sencilla y directa: sí. Siempre que pensamos en fútbol se nos vienen a la cabeza Zidane, Messi o Cristiano Ronaldo. ¿Por qué? No hay jugadoras que sean, como mínimo, igual de buenas que ellos. La respuesta, de nuevo, es la misma: sí. 

Este 23 de mayo celebramos el día del fútbol femenino. Una jornada para reivindicar y poner en alza la calidad de la mujer dentro del deporte más seguido del mundo. Un día para mencionar los nombres que están marcando una época en el planeta fútbol y que merecen los mismos focos que sus homónimos masculinos. Alexia Putellas, actual balón de oro, Amanda Sampedro, Vero Boquete, Athenea del Castillo, Ada Hegerberg o Andrea Pereira, autora de «Una vida con diabetes». 

Todas ellas están llevando al fútbol femenino a la dimensión que merece, a la altura del masculino y están haciendo que, poco a poco, la afición crezca. En el caso concreto de España ayudó mucho la clasificación al Mundial de 2015, el primero que disputó la selección española, así como las grandes temporadas del Barça en la Champions League, la rivalidad con el Atlético de Madrid y la aparición estelar de un Real Madrid lanzado. 

El crecimiento lo demuestran las 91.533 personas que se dieron cita para ver el Barça-Real Madrid de Champions o las 91.648 que presenciaron el Barça-Wolfsburgo hace escasas semanas. La evolución también se demuestra en que la camiseta de Alexia Putellas es la más vendida de todas las secciones del Barça, por encima de los Piqué, Busquets o Pedri. Y el avance lo demuestran los cada vez más demandados derechos televisivos. 

Pero, ¿por qué a día de hoy seguimos hablando de estas evoluciones? ¿Por qué hay que demostrar día a día que el fútbol femenino tiene, como mínimo, la misma calidad que el masculino? El fútbol es fútbol y no importa el género o el país en el que se juegue. 

Para reivindicar este día del fútbol femenino hemos contado con Andrea Pereira, ganadora de la Champions League con el Barça, flamante finalista nuevamente del mayor torneo europeo de clubes, ganadora de varias ligas y autora de «Una vida con diabetes».

Andrea Pereira
Andrea Pereira, ganadora de la Champions League con el Barça.

Pregunta: ¿Qué valores ensalzas más del fútbol femenino?

Respuesta: Yo creo que todo es más familiar, entre jugadoras, equipos y afición. Hay un compañerismo muy grande, porque todas peleamos por mejorar el fútbol femenino. No hay tanta rivalidad como en el masculino y vamos todas de la mano. 

Por ejemplo, la imagen manteando a Virginia Torrecilla (jugadora del Atlético de Madrid que sufrió un tumor cerebral) tras la final de la Supercopa o el ambiente en el Clásico femenino te hace ver que todo es más sano. Somos un “equipo” y es algo que esperemos que no cambie. 

P: ¿Quiénes eran tus referentes cuando eras pequeña?

R: Yo no sabía ni que existía el fútbol femenino. Hasta ese punto llegaba el desconocimiento sobre ello. Y tampoco se televisaban los partidos. Hasta que no llegué al primer equipo del Espanyol no fui consciente de que existían también grandes futbolistas. Sabía que estaban Carles Puyol o David Villa, pero no tenía referentes femeninos, porque no las conocía. 

P: ¿Y qué sientes al saber que ahora tú eres referente para muchos niños y niñas?

R: Siempre digo que es un orgullo y una responsabilidad. La gente te sigue y estás encantada, pero ahora por la calle hay cosas que ya no puedes hacer. Estamos muy tranquilas porque somos muy normales, hemos tenido que pelear mucho y los valores no son de egoísmo y de que nos da todo igual. Es un hobbie que se ha convertido en trabajo y no creo que que ninguna jugadora vaya por encima de lo que hay ser, pero debemos cuidar más nuestra imagen. 

Yo hace 7 años, por ejemplo, si tenía un examen en la universidad no dudaba en dejar de lado el partido. Ahora si tengo un examen y un partido, voy al segundo. Hemos podido vivir el cambio al profesionalismo y ahí también es donde notamos esa responsabilidad.

P: ¿Qué sentisteis con el doble llenazo del Camp Nou, el recibimiento al autobús o las miles de camisetas con vuestro nombre?

R: Nadie se esperaba lo que pasó, ni las jugadoras ni el club, porque no lo hemos vivido nunca. Nos sorprendió para muy bien, el ambiente fue buenísimo y lo que más nos flipaba era que esas personas venían a vernos a nosotras. Es algo que se ha cambiado en estos años y ahí se vio reflejado. 

A medida que íbamos llegando al Camp Nou veíamos las bufandas, las banderas y las bengalas y no dábamos crédito. Una vez dentro del campo íbamos viendo que se llenaba y alucinábamos. Nos preguntábamos si era real lo que estábamos viviendo y salimos encantada de ver cómo la gente se lo había pasado de maravilla.

P: ¿Ha cambiando algo ya con respecto a años anteriores? ¿Ha habido un cambio en el tratamiento al fútbol femenino? Porque ya vemos partidos vuestros con mayor asistencia que los del masculino. 

R: Los comentarios son “desde que os veo a vosotras me he enganchado al fútbol femenino”, así que sí, algo ha cambiado. También hemos aprovechado el mal año del masculino con un gran año nuestro para enganchar a esos aficionados. Y también lo notamos en que ahora hay gente que nos reconoce fuera del estadio y nos da la enhorabuena, nos pide fotos, etc. 

Son cambios que van poco a poco pero que son positivos y nos van adaptando. 

P: ¿Qué aprendizaje has sacado de la campaña de crowdfunding que has pasado recientemente y que se pueda aplicar al fútbol?

R: Sobre todo la insistencia. Al principio te sientes más dubitativa, pero poco a poco vas trabajando y vas viendo cómo consigues el objetivo. El fútbol es un poco parecido y, además, también hay presión que te hace seguir empujando. 

P: ¿Y al revés?

R: Al revés he sacado que el fútbol, al igual que una campaña, es de quien te rodeas. Quienes están ahí son los que aprecian, los que valoran tu trabajo y esfuerzo. En el fútbol es lo mismo. Tú puedes ser muy buena, pero si no tienes un buen equipo alrededor no vas a conseguir nada.

P: ¿Qué le falta a España para dar un paso más en cuanto al seguimiento del fútbol femenino?

R: Igualarlo. Al final está el Barça, aparecen el Atlético de Madrid y el Real Madrid, pero hay 14 equipos más que no están al mismo nivel. Hay que invertir más, igualar recursos y fuerzas para ser más competitivos. El fútbol femenino ahora mismo es más predecible. 

P: ¿Cuál es el primer partido que recuerdas de fútbol femenino?

R: Un Espanyol-Zaragoza porque justo salía de jugar mi partido. Fue por circunstancias, porque antes iban al estadio muchas personas que eran socios y se pasaban todo el día en la ciudad deportiva, pero no retransmitían los partidos y no había posibilidad de verlos en casa. 

Y mi primer partido jugado fue contra el Levante en Valencia. Ese día me demostró que siempre tienes que estar preparada, que siempre tienes que darlo todo en los entrenamientos, porque tuve que salir por lesión de las dos laterales. 

P: ¿Cuál es el partido que recuerdas con más emoción?

R: La primera liga con el Atleti fue muy especial. A mí me gustó mucho, porque peleábamos la liga contra un gran Barça. Cada partido era una final, pero recuerdo uno por encima del resto. Jugábamos en el Mini Estadi (estadio donde disputa sus partidos como local el Barça femenino), teníamos que empatar o ganar y empatamos. Era un partido emocionante, porque era el todo o nada. Para mí el primer año del Atleti fue muy emotivo. 

Y, obviamente, también recuerdo la final de la Champions League del año pasado. Estuvo muy bien y fue un gran día, pero es más impactante un partido que no lleva implícito ser una final. 

P: ¿Quiénes son la mejores jugadoras con las que hayas coincidido, como rival y como compañera, y qué valores destacas de ellas?

R: Ada Hegerberg como rival. Me gustó mucho en la final de Champions de Budapest. Tiene mucho físico y es muy inteligente. Ha pasado por varias lesiones y ha vuelto como si nada. Es un ejemplo de esfuerzo y constancia. 

Y como compañeras a mí me gustan mucho Patri Guijarro y Mariona Caldentey. Te hacen mucho más fácil jugar a su lado aunque para el espectador pasen más desapercibidas. Para mí defender con Patri es muy sencillo. A veces le digo: “ya si quieres deja que pase alguna y defiendo yo”. Es muy buena. 

P: ¿Cómo crees que se debe seguir potencian el fútbol femenino?

R: Dando visibilidad. Cuanta más gente lo vea, mejor, porque eso llama a patrocinadores e inversores. Y al final el fútbol depende de la gente, que es la que va a ver esa publicidad, por ejemplo. Pero necesitas inversión para que sea atractivo y la gente se interese por él. Una cosa depende de la otra.

P: ¿Qué le dirías a alguien que aún no es aficionado al fútbol femenino?

R: Que intente ir a un partido, porque lo va a disfrutar seguro. Mucha gente solo ve fútbol masculino porque es lo que vende y cuando ve un partido nuestro dice: “joder, pues juegan muy bien”. 

LIBROS.COMhttps://libros.com
Somos una editorial que apuesta por un modelo más democrático en la industria del libro. Utilizamos el crowdfunding para desarrollar nuestros proyectos editoriales, y establecemos una relación más justa y transparente con nuestros colaboradores.
RELATED ARTICLES

LO MÁS LEÍDO

ÚLTIMOS COMENTARIOS